LEGISLATIVO SANCIONA CONVENIO DE MINAMATA CON JAPÓN SOBRE USO DE MERCURIO

Sesión de Senado

(Prensa Senado 10.11.15).- El pleno de la Cámara de Senadores sancionó este martes la ratificación del “Convenio de Minamata sobre Mercurio”, suscrito en 2013 entre Japón y Bolivia, con el objetivo de proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones antropógenas de mercurio y sus compuestos.

El Convenio de Minamata ayuda a proteger la salud humana y el medio ambiente frente a las emisiones y liberaciones de mercurio como consecuencia de actividades humanas, para ello el acuerdo abarca y establece obligaciones como reducir las emisiones de mercurio, restringir la oferta y la demanda de esta sustancia.

Asimismo, el acuerdo establece gestionar las cantidades de mercurio actualmente existentes (almacenadas o presentes en los productos), prevenir la exposición de las poblaciones, mejorar la comprensión del problema y sus soluciones, además de promover iniciativas internacionales en este ámbito.

Ese convenio fue suscrito entre Japón y Bolivia en la Conferencia de Plenipotenciarios celebrada en la ciudad japonesa Minamata, el 11 de octubre de 2013, donde 91 países firmaron un acta.

En 1956, en la ciudad japonesa de Minamata, varias personas empezaron a presentar extraños síntomas como falta de coordinación y sensibilidad en manos y piernas, pérdida de visión y audición y, en casos extremos, parálisis y hasta la muerte. Las autoridades ignoraron esta situación y dado que la enfermedad estaba localizada en una zona pequeña, se consideró como contagiosa lo que llevó al aislamiento de sus habitantes.

Fue necesaria una revuelta de los mismos enfermos, el año 1959, para comenzar un estudio oficial del problema. Doce años después se determinó con exactitud las causas: una empresa minera había estado arrojando, de forma oculta, grandes cantidades de mercurio a una bahía cercana a Minamata.

El elemento había entrado en la cadena alimentaria, contaminando a los peces y otros animales que formaban parte de la alimentación de los habitantes de Minamata.

 

///RAC///