VICEMINISTRA SUSANA RÍOS DESMIENTE IMPUESTAZO AL SALARIO

La viceministra de Política Tributaria, Susana Ríos Laguna, desmintió hoy que exista algún “impuestazo” como mal informaron algunos medios de comunicación el día de ayer.

El Decreto Supremo Nº 2491 establece la modificación al RC-IVA con fines meramente administrativos busca que las personas trabajadoras dependientes, que siempre han presentado facturas desde 1986, continúen presentando dichas facturas para poder realizar el descargo correspondiente.

Al respecto, la autoridad aclaró que no se trata de ningún “impuestazo” ni mucho menos “un nuevo impuesto al salario”, como afirmaron erróneamente algunos medios de comunicación el día de ayer, ya que el mencionado D.S. Nº 2491 no ha establecido un nuevo impuesto.

Esta es una medida administrativa que establece la presentación de facturas a las personas que ganen más de Bs 5.691 para realizar su respectivo descargo.

En el marco de la política salarial emprendida por el Gobierno Nacional, desde la gestión 2006, el Salario Mínimo Nacional se ha incrementado sucesivamente por encima de los niveles de inflación, alcanzando a un monto de Bs 1.656.- en la gestión 2015, cuatro veces más que lo observado en 2005 cuando el SMN era de apenas Bs 440.

Para el cálculo del RC-IVA con estos montos, en la gestión 2005 una persona con un salario de Bs 3.500.- tenía que presentar facturas todos los meses por un valor de Bs 1.313, es decir un 38% de su sueldo. Por su parte, una persona que ganaba Bs 6.000 debía presentar Bs 3.507 en facturas, un 58% de su sueldo. Dichos montos eran altos porque los 4 salarios no imponibles, es decir exentos, alcanzaban únicamente de Bs. 1.760.

Actualmente, con los mismos salarios, estas personas ya no tienen que presentar ninguna factura, como se puede ver en el ejemplo:

Esta situación ha generado un incentivo a la informalidad debido a que los trabajadores no se encuentran en la obligación de pedir facturas por las compras que realizan, debilitando el control y la recaudación de los impuestos al consumo y que repercute también en la subdeclaración de ventas de los comercios.

Lo que establece el D.S. N°249

En este sentido, con la modificación al RC-IVA dispuesto en el D.S. N° 249 el monto por el cual los trabajadores dependientes deben pedir facturas se ha reducido significativamente, en comparación con lo que sucedía en 2005, ya que una persona con el salario de Bs 6.000.- deberá presentar facturas por un monto de Bs 269 que puede ser fácilmente cubierto con los pagos efectuados por el uso de servicios básicos como energía eléctrica, agua potable, gas y/o telefonía.

La viceministra Susana Ríos, aclaró que la modificación aplicada a través de la norma no se constituye de ninguna manera en un impuestazo, retención o pago; sino al contrario, se trata únicamente de una medida administrativa para incentivar las compras en el mercado formal garantizando también la calidad de los bienes y servicios adquiridos.

La norma no se trata de un “impuestazo al salario”, se trata más bien de una medida administrativa que busca que los trabajadores dependientes pidan facturas y usen sus facturas. El D.S. Nº 2491 ha reducido de 4 a 3 salarios mínimos el monto para que las personas presenten sus facturas.

Datos

  • El Decreto Supremo Nº 2491 se encuentra en suspenso, es decir que aún no está aplicación porque está siendo evaluado.
  • El asalariado no paga ningún impuesto, porque al asalariado no se le quita ningún monto de su salario. Quien pagará el IVA, el IUE y el IT es aquella persona, empresa o institución que esté trabajando en el mercado formal, como lo están haciendo a la fecha. “Evidentemente este impuesto mejora la recaudación pero no por el lado del trabajador, sino por el lado de la empresa formal”, precisó la viceministra.