UN VIAJE AL PASADO EN LA FUTURA ESTACIÓN DEL MONUMENTO A BUSCH

Quién creería que pasando por una puerta de calamina en el prado miraflorino en 2015 se podría transportar a 400 años después de Cristo. Gracias al trabajo conjunto del Ministerio de Culturas, Mi Teleférico y un equipo de arqueólogos se logró presentar este martes 17 de noviembre un gran hallazgo de piezas tiwanacotas como vasijas y huesos de camélidos.

A pocos pasos del monumento a Busch, donde gran cantidad de vehículos circulan a diario, está armada una carpa blanca en cuyo interior, cinco arqueólogos y un personal de apoyo capacitado compuesto por 16 personas recuperan piezas de la época de los tiwanacotas, una cultura preincaica.

Armados con brochas, escobillas y palillos, los especialistas hacen un trabajo “de hormiga” para no dañar los restos de ofrenda de los tiwanacotas realizadas en rituales conocidos como Ch’allas y dos fosas recolectoras de residuos que otorgan referencias a la ocupación prehispánica de la cultura.

Las piezas recuperadas serán expuestas a los ciudadanos en un museo ubicado dentro de una de las futuras estaciones de la línea Blanca, a fin de que todos los bolivianos las puedan admirar. Así lo prometió el gerente Ejecutivo de Mi Teleférico, César Dockweiler:

“Este es un importante hallazgo en la historia de nuestro territorio. Con este hallazgo vamos a hacer dos importantes trabajos en nuestras futuras estaciones del teleférico: Una es exhibir con fotografías en la estación puente del Monumento a Busch el proceso de trabajo y los hallazgos que tenemos; y el segundo trabajo será en la Plaza Villarroel, donde estamos sugiriendo al Ministerio de Culturas que estas piezas se puedan exhibir justamente donde estamos construyendo el teleférico”, informó.

El arqueólogo coordinador del rescate de las piezas, Carlos Lemuz, afirmó que el hallazgo es una alegría para la arqueología de La Paz ya que las piezas se encontraron en contexto, es decir sin ser removidas y otorga un plus en la investigación porque se puede fechar, datar y cotejar con todos los materiales a su alrededor.

El especialista aplaude la responsabilidad y seriedad con la que Mi Teleférico responde al Patrimonio de los paceños ya que indicó que “nunca se hizo una investigación sistemática” a pesar que se conocía la importancia de Miraflores como asentamiento prehispánico, es decir “se ocuparon terrenos, se construyeron casas, edificios, pero jamás se hizo un rescate arqueológico como se debía. Yo creo que la construcción del Teleférico ha sido una oportunidad para la arqueología para hacer este rescate”, aseguró Lemuz.

Asimismo, el arqueólogo indicó que aún hay mucho por hacer y su equipo continuará la excavación en más o menos 400 metros cuadrados, en lo que se establece como la primera excavación sistemática y extensiva en un área urbana en Bolivia.