Quintana: “El imperio está sembrando golpes suaves en Latinoamérica”

quintana

La Paz, 24 junto (Prensa Palacio). El ministro de la presidencia, Juan Ramón Quintana, afirmó hoy que el imperialismo estadounidense está sembrando golpes suaves en países progresistas de Latinoamérica, para conservar su poder y extraer los recursos naturales de estos territorios.

Esta afirmación la hizo durante su conferencia magistral en el conversatorio “Proyectos emancipadores Vs. golpes blandos en América Latina” que se realizó en la Embajada de Venezuela en Bolivia, situada en la zona Sur de La Paz.

Según el Ministro de la Presidencia, el imperialismo estaba ocupado con las guerras en el medio oriente y su dominio de esa región, pero América Latina “es tan relevante” como las naciones de esa parte del planeta y por eso inició una gran arremetida continental.

“América Latina es el factor de ajuste a la crisis económica del imperio que en los últimos años ha perdido vigencia”, dijo la autoridad.

Por eso, señaló, pretende destruir la Revolución Bolivariana, todo lo que ha hecho el gobierno de Rafael Correa y el proceso de cambio que El presidente Evo Morales ha construido en Bolivia.

“Hoy día Estados Unidos se disputa el control sobre los recursos estratégicos para conservar su poder”, dijo. Explicó que por eso pretende las riquezas del Orinoco en Venezuela, del petróleo en Ecuador, del litio de Uyuni y la cuenca de agua dulce en Bolivia.

Los golpes de Estado que otrora eran sangrientos como sucedió en los años 60 y 70 en Latinoamérica varios de ellos impulsados por Estados Unidos, “ahora se han trasformado en golpes suaves”, en los que se agenda ante la opinión pública una serie de mentiras a través de los medios de comunicación y las redes sociales como se hiciera con el caso de la ex gerente de la Empresa CAMC, Gabriela Zapata.

De esta manera mencionó al denominado “Cartel de la mentira”, constituido, según Quintana, por los periódicos Pagina 7 y El Deber y las agencias noticiosas ANF y Erbol en Bolivia que se convierten en correa de transmisión de los argumentos de conspiración que a la vez son reproducidos por algunos periodistas y gente de la oposición.

A su juicio, los opositores en Bolivia han perdido toda credibilidad y “se han convertido en marionetas dóciles de la embajada de Estados Unidos”, por eso recomendó prepararse para estas “nuevas guerras” que apuntan a afectar los intereses de los pueblos que se han planteado repeler el “retorno progresivo del neoliberalismo”.

En este contexto, afirmó que la única manera en que Latinoamérica puede defenderse será a través de la unidad que hace fuertes a los pueblos y recomendó estar vigilantes para impedir un ataque a Venezuela y evitar que se consuman en otras naciones estos “golpes suaves”.