Ministro de la Presidencia: Este libro permitirá comprender el grado de dominio del imperio en Bolivia

La Paz, 10 ago (Prensa Palacio).- El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, afirmó este miércoles que con la lectura del libro “Bolivia Leaks, la injerencia política de Estados Unidos contra el proceso de cambio (2006-2010)”, se podrá comprender el grado de dominio que la potencia del norte ejerció en Bolivia durante cuatro años, que son el reflejo de gran parte de la historia del país.

“Van a poder entender el grado de penetración del imperio en Bolivia y se podrá ver además, las estrategias conspirativas del imperio, por ejemplo cómo se hace la guerra de cuarta generación, como se hace un golpe suave”, dijo Quintana en la presentación del texto en el auditorio de la Escuela Militar de Ingeniería (EMI), ante una delegación  de ciudadanos cubanos y de Venezuela.

El auditorio pudo albergar a por lo menos a 180 personas que escucharon con mucha atención las exposiciones del coordinador del texto, Juan Ramón Quintana y tres de los cuatro autores: Fernando Torres Gorena, Jessica Suárez Mamani e Iván Fernando Mérida. No estuvo presente Loreta Tellería.

El Ministro de la Presidencia, durante su alocución afirmó que mediante la lectura de esta obra se podrá detectar el funcionamiento articulado de la preparación de golpes de Estado entre la Drug Enforcement Administration (DEA) por sus siglas en inglés, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) y otras agencias que son parte del imperio y que se convirtieron en redes de control político de las instituciones en Bolivia.

El titular de la Presidencia, asimismo explicó que esta investigación refleja la cultura de la dependencia de funcionarios públicos, de representantes parlamentarios “y entenderán por qué Bolivia vivió sometida”.

En su descripción también señaló que a través de este libro se conocerá a funcionarios que recomendaron a Estados Unidos estrangular económicamente al país, para evitar el desarrollo del proceso de cambio liderado por el presidente Evo Morales, como lo hizo el ex presidente Jorge Tuto Quiroga, atentando contra “10 millones de bolivianos” para dejarlos en la miseria.

“En este libro se ve  soplones", dijo como el que fuera presidente del Senado, Jorge Ortiz, quien  pidió la intervención política a Estados Unidos en Bolivia.

El Ministro narró a su vez toda la intervención que tuvo Estados Unidos en Bolivia no sólo en los cuatro años como se describe en el libro basado en los cables reveladores del portal  WikiLeaks, sino también de años anteriores.

Bajo la coordinación del titular de la Presidencia, los investigadores tradujeron 1.299 cables liberados por el portal WikiLeaks, respecto a la información confidencial intercambiada por la diplomacia norteamericana con el Gobierno de Estados Unidos y el Departamento de Estado respecto a acciones de conspiración y conversaciones sostenidas entre los diplomáticos estadounidenses y algunos líderes opositores y funcionarios bolivianos.

En ese contexto, reveló por ejemplo, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) definía las estrategias económicas del país, con una oficina situada al lado del despacho del presidente del Banco Central de Bolivia o el hecho de que el embajador norteamericano definía quienes debían ser de ministros, teniendo una actividad que sobrepasaba las funciones del mismo presidente del Estado.

Asimismo, describió que la CIA tenía una oficina en el mismo Palacio de Gobierno, en el tercer piso del histórico edificio, es decir, el imperio había penetrado todas las instituciones del país y definía incluso políticas de salud, medio ambiente, justicia y de otros rubros a través de su agencia USAID.

Finalmente Quintana dijo que por eso este libro causa malestar no solo en los historiadores que carecieron del valor suficiente como para hacer este tipo de denuncias, sino a todos aquellos que sirvieron al imperio a costa del daño ocasionado a su propio país y que ahora parecen comentaristas y reportajes que critican al mismo coordinador.