El agua de las cisternas de EPSAS es potable y segura

campero 2

La Paz, 27 de noviembre (Gabinete del Agua).- La ministra de salud, Ariana Campero, informó el domingo, a la población que el agua que entrega EPSAS es potable y cumple con estándares nacionales e internacionales; sin embargo aclaró que durante el proceso de recolección, las personas pueden contaminarla con recipientes o manipulación inadecuada, por lo que deben tomarse acciones para mejorar su calidad.

En entrevista en El Pueblo es Noticia, de Bolivia TV, la ministra enfatizó que la distribución del agua es una cadena que inicia con la entrega del líquido elemento por parte de EPSAS, a través de sus cisternas, la cual es potable y segura para su consumo, ya que ha sido sometida a rigurosas pruebas de verificación a través de análisis realizados por INLASA, además del laboratorio certificado con el que cuenta EPSAS.

“Estos estudios demuestran que EPSAS ha cumplido con los criterios nacionales e internacionales de la calidad del agua y todo lo que se dice respecto a que el agua está contaminada es falso”, sostuvo la ministra Campero.

Sin embargo, explicó que las personas pueden contaminar el agua que entrega EPSAS con una mala manipulación, por lo que es recomendable usar recipientes sin huecos y  limpiados muy bien con un cepillo, agua y jabón y, una vez recolectada el agua se deben tapar los recipientes donde se la almacena.

La ministra indica a pesar de que estudios microbiológicos de bacterias, virus y parásitos que ha realizado el INLASA garantiza que el agua que distribuye EPSAS es potable y segura;  la manipulación inadecuada de las personas al transportar el agua pueden contaminarla, por lo que se recomienda usar cloro o pastillas potabilizadoras.

Al respecto informó que desde el día lunes 28 de noviembre se distribuirán 200 mil pastillas potabilizadoras en los centros de salud.

Aguas de vertiente

Por otra parte, la ministra Campero recomendó no ingerir las aguas de vertientes que no dependen de EPSAS, pues no están garantizadas.

Aclaró también que las cisternas que usó YPFB para la distribución de agua son nuevas y que nunca habían transportado hidrocarburos.