Proyecto IDTR II y las gobernaciones de Chuquisaca y Potosí aprueban cronograma de Identificación de demanda de potencia para ejecutar proyectos de electrificación rural

electricidad rural

(UCOM-PEVD).- El Proyecto de Acceso a Energía Eléctrica y Energía Renovable – IDTR II del Ministerio de Energías y las gobernaciones de Potosí y Chuquisaca aprobaron el cronograma para identificar la demanda de potencia en los municipios de ambos departamentos beneficiados con la ejecución de proyectos de electrificación rural.

El Coordinador del Proyecto IDTR II, Guillermo Vélez y los Directores de Electricidad de la Gobernación de Chuquisaca, Evelin Orosco y de la Gobernación de Potosí, Jorge Llano, respectivamente, sostuvieron reuniones de coordinación este mes para aprobar el citado cronograma que permitirá el ingreso del equipo técnico al área rural para desarrollar esa actividad en las comunidades campesinas que aún carecen del servicio de electricidad.

Es objetivo del IDTR II es ejecutar proyectos de electricidad en los municipios de Culpina, El Villar, Poroma, San Lucas, Tarvita, Villa Azurduy, Sopachuy y Presto en Chuquisaca y Arampampa, Belén de Urmiri, Chayanta, Mojinete, Ocurí, San Agustín, San Antonio de Esmoruco, San Pablo de Lípez, San Pedro de Buena Vista y Caripuyo en Potosí.

A la fecha, el Proyecto de Acceso a Energía Eléctrica y Energía Renovable – IDTR II ha licitado los proyectos de “Extensión y Densificación de Redes Eléctricas” para los municipios de Sopachuy, Tarvita, El Villar, Presto, Tarabuco y San Lucas en el departamento de Chuquisaca para dotar de electricidad a 1.379 familias y para los municipios de Llica y San Pedro de Quemes en Potosí para beneficiar a 215 hogares que habitan esa región del país.

El citado proyecto forma parte del Programa Electricidad para Vivir con Dignidad (PEVD), dependiente del Viceministerio de Electricidad y Energías Alternativas está financiado por el Banco Mundial y tiene el objetivo de beneficiar 27 .000 hogares del área rural de Bolivia hasta el año 2021 con la provisión de energía eléctrica a través de la aplicación de energías convencionales y renovables, bajo un modelo de expansión que apoye el proceso de implementación del marco nacional descentralizado.